‘El Lobo Feliz’, somos lo que jugamos

Cuidado al entrar en El Lobo Feliz. No porque la mascota icónica de esta preciosa juguetería muerda (es tan inocente como el cerdito que porta como muñeco) sino porque no sólo los más pequeños se encapricharán de todo lo que tienen. Los adultos tendrán que hacer un esfuerzo por no llevarse a casa uno de los lindos juguetes de madera que venden. O de sus muñecos. O de sus puzzles…  Sobre todo porque llevan detrás la excusa perfecta: son educativos al máximo y de alta calidad. ¡Cómo no van a comprar uno! Pero porque es para el peque… ¿no?

Duque de Sesto, 30

Duque de Sesto, 30

El Lobo Feliz tiene un lema tan provocador como real: ¡somos lo que jugamos! Todos, no sólo los niños, que encuentran en el juego su manera de ampliar su creatividad y la puerta a la madurez sino también los mayores, que a veces necesitan tomarse la vida un poco menos en serio. Hay juguetes clásicos, de toda la vida y propuestas más innovadoras, para todas las edades. Incluso los bebés tienen un espacio exclusivo con productos ricos en texturas y sonidos destinados a su entretenimiento y estimulación.

Sus dueños, Luis y Naomi, se toman la selección muy a pecho. Eligen, dentro de la variedad, “productos didácticos con un punto muy especial“, en diseño, en calidad y que se fabriquen con el mínimo impacto medioambiental. Las marcas estrella de la selección son francesas y alemanas, como Vilac, PlanToys, Djeco, Lilliputiens, Haba, Green Toys, Sevi, Franck Fischer o Moulin Roty, todas ellas preciosas y con ideas sorprendentes. Y si tenéis dudas, dejaos aconsejar por estos dos expertos, no os defraudará la elección.

más información sobre El Lobo Feliz en su web y en su Facebook aunque recomendamos su newsletter.  Si no te queda cerca o quieres echar un vistazo al catálogo, también tienen tienda online.

Fotos: Alber Sánchez

Comentarios de Facebook

Deja tu comentario