‘Tesla Cool Lab’, ¿quién dice que la ciencia es aburrida?

Tesla_panoramica

Nikola Tesla fue un inventor, ingeniero y físico servio que murió en Nueva York en 1943 a los 83 años. A pesar de sus muchos inventos y sus grandes contribuciones a la ciencia, murió pobre y solo, dicen que enamorado de una paloma y con un montón de enemigos dispuestos a borrar su nombre de la historia; afortunadamente, no lo consiguieron. Denostado en su momento, su figura, hoy en día, despierta una admiración y fascinación que le han situado a la altura de icono. Su naturaleza indómita y valiente, su terquedad e inteligencia y una capacidad visionaria sin igual, le hicieron merecedor de muchos logros que durante años se le negaron. ‘El presente es vuestro, mío es el futuro’, afirmó Tesla en varias ocasiones, y el futuro, efectivamente, le volvió a dar la razón.

Tesla_2Por eso, cuando Carolina Santamarta y Juan Agüí decidieron montar su academia científica y tecnológica para niños de entre 5 y 16 años, no dudaron ni un instante en ponerle el nombre del científico servio; además de por sus logros y por todo lo que ha significado para la ciencia, hay un pretendido afán de homenajear al inventor.

El propósito principal de Tesla Cool Lab es enseñar ciencia y tecnología de manera diferente, lúdica y divertida. En esta academia no conciben que el conocimiento de estas materias no se obtenga a través de la experimentación, el juego y la investigación, por eso, todos sus cursos y talleres están enfocados de manera práctica. Su objetivo principal, que admiten estar consiguiendo, es que los alumnos no se quieran ir. Además de Carolina y Juan, ingenieros en telecomunicaciones e industrial, respectivamente, Tesla Cool Lab lo forman una plantilla de técnicos informáticos, biólogos e ingenieros industriales con una cosa en común: las ganas de enseñar aquello que les apasiona de una forma diferente.

Tesla_3Tesla Cool Lab surge de la preocupación ante la velocidad con la que las nuevas tecnologías
van avanzando y la lentitud –y poco tino– de la educación reglada para adaptarse a esta realidad. ‘Viendo como se estaban preparando para el futuro que viene a los niños, decidimos aportar nuestro granito de arena para mejorar la forma en que se está enseñando tecnología y ciencia a los niños de hoy en día’, aseguran. Por eso, en su academia ofrecen tres visiones de aprendizaje en pro de complementar su formación: Science in English, donde realizan experimentos y actividades para aprender física, ciencia o astronomía de manera lúdica y en inglés; Techies class, donde encuentran la combinación perfecta entre robótica, programación y videojuegos para introducir y afianzar el interés por las nuevas tecnologías y, finalmente; ingeniería creativa, para pequeños inventores, donde se les proporcionan mecanismos, circuitos eléctricos y diseño en 3D para poder crear todo aquello que sea capaz de imaginar.

Campamentos, días sin cole, talleres los sábados, cumpleaños, formación para colegios… en Tesla Cool Lab quieren ponerlo fácil, y que no haya excusa para que niños y adolescentes encuentren su camino en la ciencia, o sencillamente, entiendan la realidad que les toca vivir, se familiaricen con ella de manera saludable y sepan sacarle todo el partido que esta les ofrece.

  • Precios
  • Horario
  • Dirección
  • Metro
  • Teléfono
  • Online
En función de la actividad

Comentarios de Facebook

Deja tu comentario